Morón, un lugar perfecto para practicar arte

 

15/02/18.- Desde hace más de un lustro, el Ayuntamiento de Morón en colaboración con la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, organizan unas jornadas que ya casi se han convertido en una tradición anual. El objetivo principal de esta actividad es que los alumnos y alumnas de esta facultad puedan practicar los conocimientos y habilidades aprendidas en clase, en espacios al aire libre y monumentos con mucha historia como ofrece Morón de la Frontera. Lugares como la iglesia de San Miguel, el convento de Santa Clara, los Jardines de la Carrera o el Castillo, se convierten en los modelos perfectos para estos jóvenes artistas.

 

La última de sus ediciones, la séptima, tuvo lugar el pasado 21 de noviembre bajo el tema de “Patrimonio y Naturaleza”. En él, los y las estudiantes tuvieron la oportunidad de crear obras en un entorno privilegiado e inspirador como es el Parque de Canillas, uno de los paisajes naturales más destacados de la provincia sevillana. En esta ocasión, prometedores artistas provenientes de la asignatura de “Paisaje” y del "Máster de Arte: Idea y Producción", realizaron una labor de documentación así como un trabajo de campo previo para poder concebir posteriormente las obras de la forma más completa posible.

 

Finalmente, todo este proceso culmina con la exposición en el Espacio Santa Clara de Morón, de todos estos trabajos realizados por los chicos y chicas de Bellas Artes. Una exposición que aúna tanto las destrezas del alumnado en lo que respecta a la creación artística y, además, al ser la temática sobre la propia ciudad del gallo, se ayuda a promocionar el municipio y su patrimonio.  

 

Canillas, Naturaleza creada.

 

Desde hace ya siete años, se viene desarrollando desde la Delegación de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Morón de la Frontera, junto con la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, un convenio para la organización de las Jornadas de Bellas Artes En Morón. Cada edición, supone un nuevo reto de investigación y creación, pues desde esta delegación cada año planteamos un nuevo paisaje y tema para el desarrollo creativo del alumnado. El espacio urbano de Morón, La leyenda del Gallo, Morón reino de taifa, paisajes de cal, casilla alcázar y el olivar, han sido algunos de los temas propuestos todos ellos relacionados con la historia, el patrimonio o la idiosincracia de la localidad. Esta, la séptima edición, tiene como protagonista el concepto Patrimonio y la Naturaleza, y se desarrolló en el contexto paisajístico del Parque de Canillas. Los alumnos y alumnas del grado de Bellas Artes y el Máster Creación e idea de la Facultad de Bellas Artes, se desplaza en un día de convivencia y toma de contacto con el paisaje hasta Morón de la Frontera realizando un completo trabajo de campo, tomando apuntes, bocetos, fotografías, etc. Esta documentación les permitirá trabajar, de nuevo, y de forma más pausada y pautada en sus respectivas aulas, convirtiendo a estos espacios el laboratorios de experimentación creativa que tienen como resultado una exposición en Espacio Santa Clara, donde los visitantes pueden admirar las conclusiones plásticas de estos científicos de la creación plástica con el paisaje local como protagonista.

 

Antecedentes:

 

En los años veinte la ciudad de Sevilla se encontraba en una honda transformación urbanística debido a la Exposición Universal de 1929. De las canteras de la localidad se extraía la materia prima necesaria para sustentar el auge constructor de la capital andaluza. Además, en 1921, se funda en Sevilla la Sociedad Andaluza de Cementos Portland, S.A. (27) Esta sociedad compra en Morón unos solares y en 1923 entra en funcionamiento el primer horno de la factoría. La localización en Morón se debe a la particular riqueza mineralógica de su término municipal: canteras de arcilla y caliza (28). La fábrica de cementos se convertiría en el centro económico más importante de la población desde su apertura hasta su cierre en la década de los ochenta. 

 

En 1960 se lleva a cabo una ampliación de hornos y en 1970 se cierra la fábrica y se traslada a Alcalá de Guadaira. Hoy día aún se sigue extrayendo materia prima en unas canteras aledañas a la antigua cantera de Borujas. 

 

La caliza extraída en la antigua cantera de Borujas (actual cantera de Canillas) se usaba para “encostrar” los hornos por sus características singulares. El encostrado de los hornos trata de revestir los ladrillos que conforman los hornos con una gruesa capa de un material mezcla, muy rico en esta caliza, que protege los ladrillos de las altas temperaturas evitando que se agrieten. 

 

En los años 20 se produjo un nuevo empuje económico en Morón, con la puesta en marcha de la fábrica de cementos: una industria altamente estratégica cuya importancia se comprueba si tenemos en cuenta que en aquellos años sólo funcionaban otras dos cementeras en España: una en el país Vasco y otra en Cataluña. 500 trabajadores llegó a tener la fábrica de Morón, cuyos hornos se apagaron en 1970. 

Desde entonces y hasta la adecuación del actual parque la zona se convirtio en zona de vertidos y escombrera de los barrios colindantes.

 

 

Actualidad:

 

El parque Canillas está situado al norte del pueblo de Morón, cuenta con una superficie de 24 hectáreas, el perímetro del parque tiene una longitud aproximada de 2.500 metros el territorio ocupado.

 

Tras la actuación de la escuela taller Parque de canillas en 207 el parque sufre una total transformación con un tratamiento paisajístico diferencial para cada sector con el objeto de obtener el mayor aprovechamiento de cada zona del parque y de sus singularidades. En el parque bajo, se ha llevado a cabo la plantación de más de 350 ejemplares de árboles de distintas especies conformando una superficie de 2,5 hectáreas con una importante variedad botánica donde podemos encontrar masas arbóreas como el palmeral, el naranjal o los pequeños bosquetes de algarrobos, falsos pimenteros, melias, brachichitos o pinos carrascos. El resto de la superficie está cubierta por césped con islotes de masas de arbustos ornamentales. En este sector también se ha instalado el circuito deportivo, que consta de siete postas con aparatos para la realización de ejercicios gimnásticos. 

 

En la zona del parque alto, el tratamiento paisajístico ha sido igual que en el parque bajo pero cambiando la superficie de césped por un tratamiento de prados con especies silvestres, lo que supone que durante la temporada de verano el terreno queda más seco, manteniendo su verdor el resto del año. El entorno y las subidas a los miradores que son las zonas más altas del parque. El tratamiento paisajístico en estas áreas ha consistido en la plantación de especies autóctonas y xerofíticas que conforman una unidad de vegetación bien adaptada al terreno y a la climatología. Para ello se han utilizado especies arbóreas como la encina o el algarrobo y variedad de especies arbustivas como lentiscos, tarajes, retamas, romero, durillos, palmitos y otros representantes del matorral mediterráneo. 

El sector de la laguna y su entorno. Aún se encuentra pendiente de actuación a la espera de que el proyecto de acondicionamiento de la laguna se lleve a cabo. Por último el se dispone de una superficie de olivar tradicional que se ha optado por mantener constituyendo una buena representación de este tipo de cultivo, tan importante en nuestra zona, y que a la vez sirve de refugio a las comunidades de animales tan importantes para el desarrollo ecológico del parque. 

 

Los trabajos llevados a cabo en cada uno de los sectores han conformado un gran parque en el que podemos encontrar una gran masa vegetal formada por más de 1.500 árboles y más de 5.200 arbustos, una amplia superficie de césped con mesas tipo merendero, pequeños cenadores de madera que nos sirven de descanso, un mirador fabricado en madera situado en la parte más alta del parque que nos permite disfrutar de unas extraordinarias vistas del pueblo de Morón o pequeños rincones formados por plantas y bancos que nos ofrecen un buen lugar para el descanso. 

 

Visión creativa:

 

Ahora es el momento de que estos estudiantes den rienda suelta a su imaginación, investigando y creando soluciones plásticas al tema propuesto, para deleitarnos en la exposición que presentamos bajo el título “El Futuro es atreverse hoy” con sus múltiples y variopintas conclusiones plásticas, que sin duda no dejaran indiferente al visitante. Atrévanse a adentrarse en este laboratorio de ideas para ver nuestro futuro de un modo mucho más creativo.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Delegación de Cultura Morón de la Frontera